Aceites esenciales

shutterstock_103798847-580x580[1]¿Qué son los aceites esenciales?

Los aceites esenciales son sustancias que se encuentran en diferentes tejidos vegetales. Los antiguos alquimistas los se referian a ellos como “el alma de las plantas”, pues contienen numerosos compuestos químicos naturales, procedentes de la planta de la que se extraen, que podemos utilizar  en numerosas situaciones.

De hecho, la aromaterapia es una técnica muy antigua que utiliza éstos compuestos con fines terapéuticos  a nivel  emocional. Aunque también podemos aprovechar sus excelentes propiedades en el ámbito del hogar y/o la cosmética.

¿Qué propiedades tienen los aceites esenciales?

Cada aceite esencial contiene las propiedades específicas de la planta de la que se obtiene, cuyos componentes químicos nos servirán para distintas finalidades. Por ejemplo, un aceite esencial puede ser relajante (jazmín) mientras que otro tiene capacidad para estimular  (romero). Unos destacan por sus propiedades antisépticas (tomillo), mientras que otros tienen mayor capacidad refrescante (menta), etc.

Pero en líneas generales, y gracias a sus compleja composición molecular, todos los aceites esenciales son, en mayor o menos grado:

      • Algunos de ellos son excelentes Antioxidantes*
      • Auxiliares para fortalecer el sistema inmune*
      • Equilibran las emociones mediante el olfato

¿Penetran en el cuerpo los aceites esenciales?

Hay diferentes vías por las que los aceites esenciales pueden penetrar dentro del organismo humano. Ahora veremos las tres más comunes:

Vía interna**

A través del aparato digestivo, un aceite esencial puede incorporarse a nuestro torrente sanguíneo cuando lo ingerimos. Sin embargo ingerir un aceite esencial sólo debe hacerse con precaución debido a que hay personas que presentan alergias a ciertas plantas o sus componentes. La Escuela Francesa de Aromaterapia se encuentra especializada precisamente en la administración oral de aceites esenciales , ya que en Francia existen profesionales de la medicina  que elaboran fórmulas específicas.

**Es importante señalar que NO recomendamos ingerir ningun aceite esencial, a excepción de la prescripción y asesoría de un profesional de la salud. Por favor consulte a su médico.

Vía respiratoria

Los aceites esenciales son partículas volátiles, es decir, se evaporan. Al ser inspiradas, penetran en el organismo a través de los alveolos pulmonares llegando hasta nuestro torrente sanguíneo. La rapidez y eficacia con la que se incorporan depende de muchos factores como, por ejemplo, la intensidad de la respiración, la cantidad de oxígeno que tengamos en sangre, o las particularidades específicas del aceite en cuestión.

En la cavidad nasal, además, tenemos unas células que transmiten la información recibida desde el exterior hasta el cerebro, para que este procese e interprete los estímulos recibidos. El intenso aroma de los aceites esenciales tiene un efecto inmediato en las emociones, por eso, una de sus principales aplicaciones consiste en equilibrar estados de ánimo desordenados o extremos.

Vía tópica (a través de la piel)

Atravesando las distintas capas de la piel, los aceites esenciales también acceden a nuestro torrente sanguíneo y se difunden por todo el cuerpo. La eminente bioquímica Margueritte Maury fue la impulsora de la aromaterapia. Su línea de trabajo ha sido seguida por la Escuela Inglesa de Aromaterapia, orientada a la belleza y bienestar, que es partidaria de este procedimiento en los tratamientos de aromaterapia.

Al margen del efecto general de los aceites esenciales en todo el organismo, la epidermis es una de las más beneficiadas con su uso continuado hidratan y nutren la piel.

La rapidez de penetración en sangre dependerá, sobre todo, de la densidad o fluidez del aceite en cuestión entre muchos otros factores.

Un Comentario

SIN AVISOS Y NOTIFICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *